Micropoderes: Qué son y cómo pueden ayudarte

Compártelo en...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someonePrint this page

micropoderesEl poder de las organizaciones ya no está en manos de los que ocupan el puesto más alto en la jerarquía. Se ha distribuido y repartido en lo que Núria Vilanova denomina micropoderes, es decir, en cada empleado. ¿Cómo afecta esto a la comunicación?

¿Conoces el libro ‘Micropoderes: Comunicación interna para empresas con futuro’? Si no es el caso, es muy posible que te suene su autora Núria Vilanova, fundadora y presidenta de Inforpress (ahora Atrevia). Voy a ser sincera contigo. El texto tiene muchas virtudes y otros tantos defectos. En este último capítulo, se hace más que evidente un excesivo autobombo de la agencia de comunicación que está detrás de esta obra. Y en un terreno neutro, que no sabría decirte si es bueno o malo, se apuntan muchas ideas sugerentes que no se terminan de rematar o en las que no se profundiza.

Pero la verdad… Sólo por la potentísima idea de los micropoderes –y sus implicaciones para la comunicación interna– merece, y mucho, la pena haber pasado un rato sumergida en este libro, que ha sido para mí bastante inspirador.

¿Qué son los micropoderes?

Es muy posible que pienses que siguen mandando los de siempre y que las cosas no han cambiado. Pero, detrás del concepto de los micropoderes, está la idea de que el poder se ha diluido, distribuido y repartido. Ahora, menos que nunca, nadie puede sobrevivir ni triunfar solo.

En el ámbito de la empresa, ningún directivo -por muy poderoso o influyente que sea- manda como lo hacía antes. Le falta el poder, la inspiración y la energía necesaria para sacar proyectos adelante. Tiene que contar con una enorme red de personas, que hoy en día son capaces de obstaculizar o convertir en una realidad todos esos cambios que se tienen que producir en una organización para que siga siendo competitiva.

Un nuevo modelo de liderazgo

Los nuevos jefes han de ser inspiradores, buenos comunicadores y ser capaces de involucrar a los equipos. Se caracterizan por ser optimistas pragmáticos (ver oportunidades donde otros ven problemas) y contraintuitivos: mantienen la calma en los momentos de crisis, dominan el miedo y optan por soluciones que no son las más obvias.

¿Cómo conectar y movilizar a los micropoderes?

Movilizar a los micropoderes es una oportunidad, pero también un enorme riesgo. En primer lugar, todos somos corresponsables y ya no sirve echar balones fuera. Por otro lado, si no se logra conectar y unir a esta enorme cantidad de personas, la organización podría perder fuerza. ¿Cómo lograr hacerlo? Estoy segura de que ya has deducido la respuesta: gracias a la comunicación interna. Según Núria, “la única fuerza capaz de unir las fuerzas de los micropoderosos”.

La nueva clave: la comunicación experiencial

Ahora que los micropoderosos han ganado protagonismo, las compañías tienen que lograr que los empleados se apasionen por lo que hacen y se conviertan en verdaderos abanderados de la empresa. Lo que necesitan son fans, puesto que –en opinión de Núria- es la única manera de que se conviertan en evangelizadores de su propia marca. “Porque los valores impresos en un póster o grabados en una placa no dicen nada. Hasta que uno no los ha experimentado en primera persona”, asegura. Los comunicadores tienen que aprender a movilizar la emoción, y no sólo transmitir información.

La escucha, una nueva prioridad

Se acabó el ordeno y mando y el “porque lo digo yo”. No se puede movilizar a los micropoderes sin tenerlos en cuenta. Una compañía no puede mejorar sin escuchar lo que piensan aquellos que forman parte de ella. Implicar presupone que el diálogo sea bidireccional. La empatía sólo funciona si es auténtica.

Participar para crecer

Núria asegura que los líderes tienen que invitar a participar a los micropoderes también en los temas importantes. Cada uno de ellos es una neurona que contribuye a que el cerebro, la inteligencia colectiva de toda la empresa, esté bien engrasado y dé lo mejor de sí.

Cada vez son más los ejemplos en los que las organizaciones involucran a los empleados en la gestión de la compañía. Pero no sólo importa la gran estrategia. También es fundamental que todos entiendan que las decisiones cotidianas tienen un impacto fundamental el rumbo y el futuro de la empresa.

Espero haber despertado tu interés por las sugerentes aportaciones de Núria Vilanova. Me he dejado muchas cosas en el tintero sobre temas tan interesantes como los valores corporativos o el storytelling.

Como ya adivinarás, he seleccionado aquellos aspectos que más directamente tienen que ver con las redes sociales corporativas. Desde mi punto de vista, la herramienta necesaria para unir a los micropoderes, escucharles e involucrarles en la gestión para convertirlos en esos empleados fans que las empresas necesitan.
Y, para todo ello, hace un liderazgo fuerte e inspirador, abierto y transparente, dispuesto a conversar y a involucrarse personalmente en el diálogo para dar ejemplo.

Compártelo en...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someonePrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR