Manifiesto para la nueva comunicación interna

Compártelo en...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someonePrint this page

Las personas son el centro de la comunicación interna¿Comunicas en el siglo XXI exactamente igual que lo hacías a finales del XX? Si eres un profesional de la comunicación externa, seguramente me dirás que eso es literalmente imposible. Sin embargo, si te dedicas a la comunicación interna, quizá esta pregunta te haya generado ciertas dudas. Porque sabes que aunque los empleados han cambiado, los que toman las decisiones lo hacen mucho más despacio.

Una de las preguntas que me han hecho más veces cuando hablo con profesionales de la comunicación que trabajan en otras empresas es que si tenemos habilitados los comentarios en la intranet. Por supuesto, les digo. Los leemos y los contestamos, pero no los moderamos. Entonces les cuento que en lo que yo trabajo es en redes sociales corporativas, empresariales o internas. Que esto permite a cualquier persona no sólo opinar sobre la información que yo le facilito, sino que puede iniciar una conversación sobre cualquier tema, abrir grupos, preguntar, involucrar en un debate a quien mejor le parezca (independientemente del lugar que ocupe en el escalafón). La siguiente cuestión casi siempre viene rodada: ¿Cómo lo controlamos? La respuesta es obvia: No lo hacemos. Los empleados son ya prosumidores y están acostumbrados a generar contenido, opinar y sentirse escuchados en el mundo exterior. Queremos ganar la batalla de la influencia, tener su respeto, interés y atención. Hace mucho tiempo que dejamos a un lado el debate sobre el control. Y no somos los únicos. Un informe reciente elaborado por Evercom situaba a los canales sociales y participativos como una de las principales tendencias en comunicación interna.

La nueva cultura de la comunicación

Me gusta mucho el gráfico que incluyó hace unos meses en un post de este blog Samuel Berlinches, porque compara de una forma muy visual la nueva cultura de la comunicación con la que estamos dejando atrás. El presente y el futuro están en una comunicación abierta, transparente, informal, democrática, acogedora y bidireccional.

Nueva cultura de la comunicación

Como recordaba Pablo Gonzalo de la consultora Alcor en una presentación del Foro de Comunicación Interna hace unos meses, ya no sirve lo que hacíamos hasta ahora: Convertir en un discurso bonito los requerimientos de cambio de la organización. Lo que necesitamos ahora son empleados que innovan, que colaboran, que comparten conocimientos y experiencias, que proponen cambios y mejoras y que actúan en función de los nuevos valores y comportamientos.

¿Estamos preparados para dar este salto, que nos lleva a una posición y a un rol muy distinto al que desempeñábamos hace por ejemplo diez años?

Manifiesto de la nueva comunicación interna

Para adaptarme a la forma de pensar, actuar y comunicar, a mí me ha ayudado mucho ponerlo por escrito. Yo lo llamo mi pequeño manifiesto de comunicación interna. Son las bases de actuación que quiero tener presentes en todo momento y que me ayudan a saber si estoy tomando una decisión acertada o si me estoy refugiando en la comodidad de lo que me había funcionado hasta ahora.

  1. Ya no somos contadores de historias. Ante todo, las escuchamos. No preparamos contenidos sin haber comprobado qué dice primero la comunidad.
  2. Ya no sólo escribimos. Somos transmedia. Hacemos vídeos, diseñamos infografías y utilizamos todo lo que sea necesario para lograr el mayor impacto en nuestra audiencia.
  3. Sabemos que una sola acción vale mal que mil palabras. Encarnamos los comportamientos que queremos ver en la organización. No nos quedamos sólo en el discurso.
  4. La movilidad y las apps no son el futuro: Son el presente. Utilicémoslas.
  5. No lanzamos mensajes corporativos: Contamos historias reales sobre personas reales.
  6. No somos proveedores de información, somos curadores de contenidos para una audiencia segmentada.
  7. No somos guardianes de la información: Devolvemos el poder a los empleados, les damos herramientas y facilitamos conversaciones productivas dentro de la organización.
  8. Los planes de comunicación no son ya el único centro de nuestra actividad. Nos adaptamos y reaccionamos con rapidez a un mundo cambiante.
  9. Hay un mundo fuera de la organización e informamos a los empleados de él. Las compañías no pueden sobrevivir en el aislamiento. Ya no hay barreras que detengan los flujos de información. ¿Por qué limitarnos a hablar sólo de nosotros?
  10. Para un profesional de la comunicación interna, lo que esté pasando con los medios de comunicación no importa más que lo que sucede dentro. Los empleados están primero y tienen tanto valor como cualquier crisis externa.
  11. El último punto de este manifiesto está en blanco. Es un recordatorio que yo dejo para que no olvidemos que tenemos que dejar huecos para las conversaciones de los empleados. La comunicación sólo se produce si es realmente bidireccional. Si acaparamos todos los espacios, no les dejaremos sitio.

 

¿Y tú? ¿Estás de acuerdo con todo los puntos? ¿Qué añadirías y qué quitarías de este manifiesto de comunicación interna?

 

Manifiesto para una nueva comunicación interna

Compártelo en...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someonePrint this page
Latest Comments
  1. Concha Gómez
    • Luz Rodrigo Martorell
    • Luz Rodrigo Martorell
  2. Eugenio Criado Carbonell
    • Luz Rodrigo Martorell

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR