Los venenos de la colaboración en el trabajo

Compártelo en...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someonePrint this page

Principales obstáculos y venenos de la colaboración en el trabajo. Catálogo de excusas y falsas ideas que minan la implantación de redes sociales internas y plataformas de colaboración.

venenos de la colaboracion

Si ya has desplegado una red social interna en tu empresa o estás en ello, te habrás dado cuenta de que el principal obstáculo no es la tecnología, sino las personas. En este artículo recopilo los pretextos, excusas, evasivas y justificaciones más habituales que te van a dar quienes que trabajan en tu empresa para no utilizar nunca una herramienta que está ahí para beneficiarles.

Venenos de la colaboración: No tengo tiempo

Esta es la excusa número uno. Estoy muy ocupado como para ponerme a hacer esto. Tengo demasiado trabajo. Esto es para los que están ociosos. Una mentira, y de las gordas, que denota:

Venenos de la colaboración: La información es poder

Pero…Si comparto todo lo que sé, entonces seré prescindible, ¿no? Además, el departamento de al lado, que nos la tiene jurada, se va a beneficiar de lo que contemos…

Parémonos a pensar un momento. ¿Crees que una compañía puede prosperar con semejantes niveles de competencia interna? Si entiendes a tus compañeros como rivales, quizá consigas un ascenso en el corto plazo, pero en el medio y en el largo es bastante probable que ya no quede empresa en la que prosperar. Y, además, son muchos los autores que defienden que la cultura colaborativa contribuye al éxito profesional.

Venenos de la colaboración: Es difícil de usar

Esta es la mayor patraña de las muchas que escucho a diario. Porque no es difícil. Simplemente es distinto. Esta afirmación refleja una profunda resistencia al cambio y unos patrones mentales que se aferran a lo ya conocido.

Como tengo unos añitos, voy a admitir algo en público que os resultará curioso. Me costó muchísimo esfuerzo mental pasar del Word Perfect al Office. Los lectores más jóvenes ni sabrán lo que es, pero para los más veteranos recordarán las escasísimas tareas que te permitían hacer los primeros editores de texto. Y esas chuletas que pegábamos a los teclados para recordar cuál era la tecla que había que pulsar. El Word tal y como lo conocemos hoy era una clara mejora, pero tuve que acostumbrarme a él. Perdí mucho tiempo. Me frustraba mucho al principio hasta que comencé a dominarlo lo suficiente como para apreciar que era una ventaja.

¿Por qué os cuento esto? Porque es lo mismo que sucede con la tecnología social que está a día de hoy disponible en el mundo de la empresa. Para muchas tareas, es mucho más rápido y efectivo que el correo. Sin embargo, nos aferramos a lo que nos es familiar, a lo que dominamos, aunque sea peor.

Todo cambio exige dedicación de tiempo, pararse a aprender y a reflexionar un momento. Pero esto no es gasto o pérdida de tiempo: Es inversión.

Venenos de la colaboración: No encuentro contenido relevante

¡Ah, sí! Muy buena la herramienta. Pero sobre lo mío no hay absolutamente nada. Es que yo trabajo en algo muy, muy específico. Esto no es para mí.

¡Otro sonado error! Una plataforma social te permite segmentar las audiencias y el conocimiento hasta el infinito. Las intranets tradicionales sí que tienden a ser generalistas, pero los grupos que se crean en una red social interna pueden ser muy especializados. Te permiten conocer a personas que trabajan en lo mismo que tú al otro lado del mundo, explotar sinergias, colaborar en proyectos para optimizar los recursos. Pero, claro, hay que ponerse a investigar un poco sobre lo que te interesa. Si lo que necesitas son los nichos, tendrás que hacer una sencilla búsqueda para localizarlos.

Otro obstáculo sonado: El correo es mucho mejor

Pero…¿Para qué quiero todo esto? Si ya tengo el correo…El correo es mejor que cualquier otra cosa. Es cómodo, todo el mundo lo tiene…

Sí, no seré yo quien te diga que el correo electrónico no es útil. No se trata de dejar de utilizarlo. Lo que pretendo es que lo emplees de una forma más racional. ¿Cuándo es más adecuado plantear una pregunta o proyecto en una comunidad online que por correo? Te doy algunos ejemplos:

  • Cuando haya que actualizar versiones de documentos por varios autores o colaboradores, es decir, cuando sea más rápido introducir cambios en línea que estar consolidando versiones.
  • Cuando necesites compartir conocimiento o documentación.
  • Cuando muchas personas tengan que dar su opinión o es previsible que haya que incorporar a otras en el futuro inmediato a la conversación. En un grupo en una red social interna es suficiente con incorporar al nuevo usuario. De este modo, puede leer todas las interacciones anteriores sin tener que reenviar decenas de correos. Además, seguir un intercambio muy largo por correo puede ser muy complicado, mientras que en una comunidad online puedes encontrar la conversación completa y entender de un vistazo quién responde a quién.
  • Cuando no esté muy claro quién puede tener la respuesta a tu pregunta (para que nos entendamos, cuando no tengas ni idea de a quién remitir el correo porque no sabes quién podría tener la respuesta)
  • Cuando haya una comunidad online consolidada y atendida por varias personas, con un repositorio de conocimiento establecido a lo largo del tiempo. Es muy probable que se turnen en su labor, y que reutilicen las respuestas a preguntas que se han repetido a lo largo de los años, por lo que ganan mucho tiempo. Y, aunque les envíes un mensaje privado, ellos te remitirán al conocimiento generado en este grupo de trabajo.

Recibo demasiados correos desde la red social interna

Ufff. La red social empresarial. Me di de alta, pero me borré. ¡Recibía tantísimos correos! Era insoportable e inmanejable…¿Seguro?

Esto es uno de los grandes venenos de la colaboración en los entornos laborales, porque la verdad es que puedes configurar tus notificaciones para recibir muchos o pocos correos y sólo sobre los temas que te interesan, enteramente a tu gusto y elección. Si en tu empresa hay un grupo de mentores o usuarios avanzados para prestarte ayuda, ellos te podrán contar todos los trucos para mantener el volumen de información que recibes en los cauces que estimes adecuados.

¿Y tú? ¿Cuáles son los obstáculos más comunes que encuentras? ¿Cuál son, a tu juicio, los mayores venenos de la colaboración en el trabajo?

 

Infografía resumen: Los venenos de la colaboración en el trabajo

Compártelo en...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someonePrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR