Cómo plantear encuestas con gancho en comunicación interna

Compártelo en...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someonePrint this page

encuestasPor qué para plantear encuestas que se conviertan en virales es fundamental limitar al mínimo las opciones y evitar lo que Chip y Dan Heath denominan “la parálisis de la decisión”.

Si te dedicas, al igual que yo, a la Comunicación Interna, alguna vez te habrás planteado por qué a veces las encuestas que difundes en la intranet o en la red social interna son un verdadero éxito, mientras que en otras ocasiones la mayoría de los empleados parecen ignorarlas.

Yo estuve devanándome los sesos con este tema hasta que tuve la inmensa suerte de toparme con Chip y Dan Heath y su conocido libro ‘Made to Stick. Why some ideas survive and others die’ y lo que ellos describen como la parálisis de la decisión.

Huelga decir que en este post no me refiero al tipo de preguntas que se utilizan para elaborar encuestas de clima o de comunicación interna o aquellas que pretenden ser la base de estudios y análisis profundos y sesudos, aunque quizá alguna de las ideas que aquí se plantean también puedan servir en esos casos.

Plantear encuestas con éxito: Por qué menos es más

¿Alguna vez te has sentido tentado de comprar una oferta de las que encuentras en portales tipo Groupon, Letsbonus o similar? Yo admito que en muchas ocasiones. Pero también he observado un fenómeno curioso en mí misma: Cuando, por ejemplo, un hotel me abruma con quince alternativas distintas (sólo alojamiento viernes y sábado, alojamiento y desayuno viernes y sábado, sólo alojamiento de domingo a jueves, etc.), me agobio y termino por cerrar la página sin haber reservado nada.
Aunque resulte contraituitivo, cuantas más opciones se ofrecen a una persona más probable es que termine por no decantarse por ninguna de ellas. En palabras de Chip y Dan Heath, “demasiada complejidad e incertidumbre pueden llevar a la gente a decisiones irracionales”.

Incertidumbre y parálisis

Chip y Dan Heath citan un estudio de Amos Tversky y Eldar Shafir que demuestra que la incertidumbre, aunque pueda ser irrelevante para una decisión, pueden conducir a la inacción.

En su estudio, plantearon la siguiente situación a un grupo de estudiantes. Imagina que tienes que esperar dos días a obtener los resultados de tu último examen y que recibes una oferta irresistible para unas vacaciones en Hawai. A un grupo de universitarios le dijeron que habían aprobado. A otro, que habían suspendido. Y al último, que no se conocía el resultado. Los integrantes de estos tres grupos tenían que decidir entre: Irse de vacaciones, quedarse en casa o pagar cinco dólares para bloquear el precio de la oferta y tomar la decisión cuando ya tuvieran la nota. ¿Por qué alternativa optaron?

La mayoría de los que sabían que habían aprobado o suspendido optaron por irse de vacaciones, mientras que los que no tenían ninguna certidumbre sobre el resultado optaron por esperar dos días a conocerlo.
Si lo piensas bien, te darás cuenta de que ir o no a Hawai no condiciona en absoluto la nota del examen. Este experimento demuestra que la incertidumbre, incluso cuando no afecta en absoluto a la decisión que vas a tomar, puede paralizarte.

La parálisis causada por la elección

Imagina que a un grupo de estudiantes universitarios le das dos alternativas, en lugar de una, a pasar una “divertida” tarde estudiando en la biblioteca. ¿Qué es lo que sucedería?

Tener que elegir puede ser una forma de incertidumbre, como demostró otro estudio del propio Shafir y de Donald Redelmeier.

Ofrecieron a una clase la siguiente opción para pasar la tarde: Quedarse a estudiar en la biblioteca o asistir a una ponencia de un autor al que admiraban y que sólo iba a dar una charla ese día. A otro grupo de estudiantes le brindaron, además de las dos anteriores, una alternativa más: Ir a ver una película extranjera que les interesaba desde hacía tiempo.

Contra todo pronóstico, si entre los que tenían dos opciones la de estudiar ganó en el 21% de los casos, para los que tuvieron que optar entre tres propuestas la aburrida variante de quedarse en la biblioteca a hincar los codos fue la preferida por el 40 por ciento de los encuestados.

Cómo plantear encuestas que triunfan

En resumen, estas son algunas de las lecciones que yo he aprendido de los autores de ‘Made to Stick’ para plantear encuestas con éxito y ponérselo más fácil a los usuarios (y, de paso, generar más engagement):

  • Simplifica: En una encuesta, menos es más. No busques cubrir un espectro complejísimo de matices para que todo tenga cabida y deja que la gente los exprese en el campo de comentarios libres.
  • Prioriza: Es la manera más práctica de eliminar la ansiedad que produce tener que optar entre demasiadas alternativas.
  • Jerarquiza: No hagas trabajar de más al usuario. Ordena el rango de opciones para él.
  • Reduce las opciones al mínimo y observa si, de esta manera, aumenta la participación.

¡Estoy deseando conocer los resultados de esta fórmula si experimentas con ella!

Cómo crear encuestas para redes sociales y comunicación interna

 

Compártelo en...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someonePrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR