Cómo pedir ayuda (y que te la den) en una red social interna

Compártelo en...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someonePrint this page

Pedir ayuda¿Planteas preguntas en la red social corporativa y nadie te contesta? Si acabas de llegar a este entorno, y no has conseguido que nadie te eche una mano en una comunidad online, quizá el problema no sea la plataforma o su planteamiento. Puede que tu estilo de comunicación, demasiado exigente y poco empático, esté haciendo que otros usuarios ignoren tus comentarios, peticiones de SOS y sugerencias. En este post te contamos cómo pedir ayuda y lograr que te la den.

Recuerda siempre que, como dicen Nicholas Christakis y James Fowler en su libro ‘Conectados’, “las redes sociales tienen valor precisamente porque pueden ayudarnos a conseguir aquello que no lograríamos solos”.

Durante mucho tiempo me he cuestionado por qué algunos usuarios son tan populares, mientras que otros pasan sin pena ni gloria en una red social corporativa a pesar de dedicarle muchísimo tiempo y esfuerzo. ¿Qué es lo que los diferencia? Y he tratado de entender esta situación partiendo de mí misma. ¿Por qué, entre los más de 90.000 usuarios que hay registrados en mi red, me resulta más sencillo y agradable tratar de apoyar a algunos mientras que me cuesta más atender a las peticiones de ayuda o información de otros?

Cómo pedir ayuda y conseguir que te la den

John Stepper, en su libro ‘Working Out Loud’, ha logrado formular de manera clara y concisa este dilema mental que yo he tenido en mi cabeza tanto tiempo. Y lo hace por experiencia propia y basándose en la plétora de reconocidos autores que ha estudiado durante años, como Keith Ferrazzi:

    1. Construye la relación. Pedir ayuda funciona como cualquier otra aportación: Será mejor recibida si la persona te conoce. Esto es así incluso cuando lo que haces es aportar: Si ofreces mucho demasiado pronto a alguien que no te conoce, la persona tenderá a reaccionar con desconfianza y cautela. ¿Qué quiere de mí? ¿Qué me va a pedir a cambio? Construye la relación poco a poco. Tu objetivo tiene que ser conocer a los otros miembros de la red y llegar a preocuparte sinceramente por ellos.
    2. Generosidad: Antes de pedir ayuda, trata de encontrar algo que la otra persona pueda ganar también en la interacción y ofréceselo. Es la forma de retroalimentar el altruismo recíproco en el que se basa toda comunidad online y offline.
    3. Vulnerabilidad: Admitir un fracaso, problema o debilidad demuestra tu confianza en otros y se lo pone más fácil a ellos a la hora de prestar su colaboración. Trata de conectar con los demás y hacerles partícipes de cómo evoluciona tu situación o proyecto para que se sientan parte de él. “Ir de sobrado” en estos casos, como si no necesitaras a nadie, desde luego que no suma puntos a tu causa.
    4. Honestidad: Sé directo y sincero con otros. Demuestra que los valoras más como personas, no sólo por lo que podrías obtener de ellos.
    5. Cuida tu tono: Trata de que tus peticiones parezcan más una invitación que una imposición. Esto no siempre es sencillo. Muchos usuarios exigen que se les escuche, que se les tenga en cuenta, que se les dé una respuesta… Desde mi punto de vista, en un entorno basado en la cooperación y la ayuda mutua, y donde la participación es voluntaria y un añadido al trabajo cotidiano, este tipo de actitudes no serán bienvenidas.
    6. Sé empático: Ponte en el lugar de la otra persona. Si yo fuera él o ella, ¿cuál sería mi reacción? ¿Por qué tendría que importarle lo que le estoy contando? ¿Por qué estoy haciendo esto? En mi caso, muchos miembros de la comunidad no se dan cuenta que son una entre las 90.000 personas a las que tengo que atender. O bien tratan de monopolizar toda mi atención, como si su problema fuera el único, o interrumpen cualquier cosa que esté haciendo porque lo suyo es más urgente, en cuyo caso, de forma natural, tiendo a dejarlos para el final.
    7. No seas mal pensado: Siempre asume lo mejor de la gente y olvídate del “Piensa mal y acertarás”. Probablemente las personas a cargo de un grupo o red, están desbordadas de trabajo o tendrán alguna buena razón para no haberte contestado.
    8. Si no te responden, no te desanimes, y céntrate en maneras de contribuir y aportar. Si asumes este punto de vista y tus solicitudes dejan de sonar como una carga para otros, será más fácil que la gente te ofrezca su colaboración.
    9. Sé consecuente: Haz y lo que dices y, si en algún momento no te resulta posible, admítelo.

¿Más animado ahora a la hora de pedir ayuda en una comunidad? De todos los puntos de Stepper, me quedo con la empatía y la generosidad. En ‘Working Out Loud’ reproduce esta excelente cita de Tim Grahl que te ayudará mucho cuando estés de bajón:

“No siempre vas a conseguir la respuesta que quieres. La gente va a rechazar tu propuesta o a ignorarte de vez en cuando. Es parte del juego, es parte de la vida. Cuando no consigas una respuesta favorable, respira profundamente y sigue adelante. Sigue buscando formas de ayudar a la gente. Siempre piensa lo mejor de todo el mundo”.

Cómo pedir ayuda en una red social interna

Compártelo en...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someonePrint this page
Latest Comments
  1. Mariano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR