Caso de uso: la mirada SMart del Grupo SM

Compártelo en...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someonePrint this page

Cambios en SM: Mirada SMartLlevo tiempo buscando casos de uso de redes sociales empresariales en empresas españolas para contar en este blog. Y aunque hay algunos y muy notables, no me ha resultado sencillo. Aunque alguna de las grandes consultoras ha vaticinado que el 20 por ciento de las empresas estará montando una plataforma de este tipo este año, tengo la sensación de que este fenómeno, en el caso de nuestro país, se está haciendo esperar.

Por eso me encantó escuchar al director de Sistemas del Grupo SM, Javier Garrido del Pino, en el último C.E.U.S. Explicó cómo han implantado en su organización, con el asesoramiento de la consultora Encamina, un proyecto exitoso que tiene muchas virtudes (que iré desgranando poco a poco en este post). Se trata de una comunidad basada en Yammer que pretende sacar a la luz el talento interno y ponerlo a generar ideas innovadoras que puedan transformarse en nuevos productos y servicios. 

Un sector en plena transformación

Os sonará Ediciones SM por colecciones de libros infantiles como el Barco de Vapor. Muchos de vosotros, o de vuestros hijos, habréis estudiado con alguno de sus títulos. Pero la compañía, que tiene presencia en España y varios países de Latinoamérica, está en pleno proceso de transformación. El mundo editorial, igual que le ha pasado a la industria de la música, está en crisis. Y el grupo quiere pasar de ser una editora a un proveedor de servicios educativos. Para ello, necesita sacar el máximo partido al talento interno y generar ideas innovadoras que hagan posible ese tránsito.

La mirada SMart: Una red de talento corporativo

Las conocemos como redes sociales corporativas, pero el Grupo SM ha puesto tanto el foco en las personas que ha querido rebautizar su red social interna como red de talento corporativo. El público objetivo de proyecto SMart son los editores, que provienen del mundo de la enseñanza y que tienen sólidos conocimientos y formación. El proyecto se marcó el objetivo de explotar todo ese potencial.

Propósito claro y enfoque gradual

Otro punto a favor de la aproximación que ha hecho el Grupo SM al complejo mundo de las redes sociales corporativas. En la compañía trabajan alrededor de 800 personas, pero no han implantado la red con todas ellas a la vez. En lugar de hacer eso, han concentrado sus esfuerzos en un colectivo de 200 trabajadores, que comparten intereses y un objetivo común: la innovación.

En lugar de hacer un lanzamiento a bombo y platillo, comenzaron a trabajar en la comunidad cuatro personas hasta llegar a 50. Todavía lejos de las 200 que constituyen el cien por cien de su audiencia, pero ya sabemos todos que en estas cosas es mejor ir lento, pero seguro. Y que tampoco vas a conseguir embarcar a todo el mundo.

Generando interés y expectativa

Otro acierto, desde mi punto de vista, del enfoque de SM es que no han impuesto a nadie formar parte de esta dinámica. Han sabido generar interés por ella al contar las cosas que allí estaban sucediendo. E incluso se lo han puesto difícil a los participantes potenciales. En lugar de agregarles masivamente a la red, les hicieron que buscaran internamente una invitación para poder entrar.
El resultado de todo esto son aportaciones de calidad. Nadie se toma tantas molestias para luego escribir comentarios intrascendentes. El que accede lo hace para aportar valor y nada más.

Explotación del conocimiento generado

Los promotores del proyecto distribuyen a toda la compañía un boletín periódico con el conocimiento y las ideas que se han surgido en la comunidad. Evidentemente esto genera interés y expectación por las cosas que suceden en el grupo, pero además es una prueba de que lo que allí se propone no cae en saco roto. He visto muchas iniciativas parecidas en otros ámbitos, en las que la gente termina teniendo la sensación de que habla por hablar. O bien nadie les contesta o todas las ideas se desestiman. Cuando las propuestas no llegan a ninguna parte, las comunidades se aburren y se agotan.

El ciclo se cierra

En línea con lo anterior, las mejores ideas se llevan a un comité que decide cuáles se pueden convertir en un prototipo para estudiar su viabilidad y ver si se pueden poner en marcha. Cierto, no son todas. Pero con que de una red de este tipo salga una sola idea que garantice el futuro de la compañía, todo el trabajo y el esfuerzo habrán merecido la pena.

Resultados de la mirada SMart

“Está siendo una revolución. No pensábamos que la cantidad de ideas y de información iba a ser tan bestial”, aseguró Garrido del Pino. ¿Sorprendidos? Yo, en absoluto. Los empleados no están acostumbrados a que se les pregunte y se les escuche. Tienen montones de sugerencias guardadas en un cajón que no pueden contar a nadie con capacidad de decisión. Cuando se les da la oportunidad de aportar, al principio lo que suele producirse es un silencio total. ¿Pero de verdad que esto va en serio? ¿Se están dirigiendo a mí? ¿Dónde está el truco? Si la intención de la empresa es seria y es capaz de demostrarlo, lo que recibe a cambio es compromiso, motivación y una honesta aportación de valor que pueden darle la vuelta a la organización.

Caso de uso: La mirada SMart del Grupo SM

 

Compártelo en...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someonePrint this page
No Responses

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR