9 lecciones de la III Maratón de Social Business sobre redes sociales internas

Compártelo en...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someonePrint this page

Comparto luego existoLas redes sociales corporativas son una de las patas principales del negocio social. Y, aunque aparentemente fueron las grandes ausentes de la III Maratón de Social Business, Samuel Berlinches y yo hemos extraído del evento nueve interesantísimas lecciones que puedes aplicar con carácter inmediato a tu red social empresarial.

@juanmerodio: calidad e influencia

Para la mayoría de los responsables de las empresas, la cantidad sigue primando sobre la calidad. Así, tal y como explicó Juan Merodio (@juanmerodio) para el caso de la búsqueda de influenciadores en Twitter, muchas compañías siguen poniendo el foco en el número de seguidores (alcance) en lugar de analizar el verdadero valor de una cuenta. En una red social interna, lo que más importa es la credibilidad del que lanza el mensaje y la calidad de las relaciones que establece. Valen más 1.000 empleados trabajando colaborativamente que 25.000 utilizando la red social empresarial como si fuera su muro de Facebook.

Logo III Maratón Social Business

@RCarpinter: empresas de otra era en el siglo XXI

Para Rodolfo Carpinter (@RCarpinter), muchas de las organizaciones que operan en el siglo XXI siguen haciendo negocios de la misma manera que en el siglo XX, lo que supone un enorme riesgo para ellas y una gran oportunidad para aquellos que están intentando abrirse un hueco en el mundo empresarial. Este análisis puede extenderse al uso de las propias herramientas internas (volvemos a recomendarte nuestro vídeo favorito: ‘Prácticas empresariales que se niegan a morir’): seguimos trabando en el siglo XX con procedimientos y aplicaciones obsoletas, que pertenecen a una era tan vieja como la de los dinosaurios en la Tierra.

@gentrala: los clientes adelantan a las marcas

Gustavo Entrala (@gentrala) destacó que las empresas se enfrentan al dilema de que sus propios clientes les han adelantado en el mundo digital. Y, lo que para nosotros es peor, sus empleados también. El trabajador 2.0 ya ha hecho la transición de ser un mero ‘laborador’ a ser un colaborador. El problema es que la mayoría de los que toman las decisiones no.

@quesoslaantigua: el apoyo directivo

Uno de los mayores logros de Fernando Fregeneda (@quesoslaantigua) es que ha logrado que un negocio muy tradicional, como es la fabricación de quesos, dé el salto a lo digital. Destacó que exige a todos sus empleados que tengan Twitter y Facebook y que es muy importante aprender a delegar y dar confianza a las personas. Para dar el salto al mundo 2.0, el liderazgo lo es todo. Si los directivos dudan, los empleados tiemblan. Esperamos que en la próxima edición, Queso La Antigua nos cuente cómo ha implantado con éxito una red social corporativa para trabajar y decidir, si cabe, todavía más en red.

@raulvazqalv: Equivocarse o morir

Es duro todavía reconocer que uno se equivoca. Pero Raúl Vázquez (@raulvazqalv) tuvo el valor de admitir que, gracias a los errores, LID Editorial se ha convertido en un referente sectorial. Así funciona la innovación: el que experimenta avanza. El que vive de atesorar y limpiar el polvo a sus logros pasados es devorado por la competencia. ¿Qué te impide arriesgarte a implantar una red social corporativa en tu empresa?

@raulvazqalv: Gestiona el cambio y forma

Lo sentimos, Raúl, volvemos a pedirte prestada una idea. Muchos cambios, la mayoría, no son virales. No suceden solos y muchas veces hay que empujarlos. LID Editorial formó a todos los departamentos de la empresa para que fueran capaces de absorber el impacto del libro electrónico y extraer de un negocio distinto al tradicional su máximo potencial. No hay otra manera de actuar si quieres una red social empresarial que funcione y no un bonito nombre más en el listado de aplicaciones que nadie utiliza.

@AntonioRuiz_F: Emociona, que no es poco

Repasamos las claves del marketing con Antonio Ruiz (@AntonioRuiz_f): Emoción y atención para favorecer la formación de recuerdos. No confundas tu red social empresarial con tu Intranet y no caigas en el mensaje institucional, corporativo y frío. Para los empleados se convertiría en más de lo mismo. Puedes divertir y emocionar sin perder una pizca de rigor. Prueba.

@Ancongui: ¿medir la inteligencia colectiva?

Una neurona no es un cerebro. Un empleado aislado necesita relacionarse y pensar junto a muchos otros para explotar la inteligencia colectiva de una organización. La medición en redes sociales internas está en pañales comparada con el inmenso mundo de posibilidades que descubrió Andrés Contreras (@Ancongui) sobre Big Data e Inteligencia Artificial, pero -por lo que contó- en un futuro muy cercano será perfectamente posible predecir comportamientos individuales y tomar decisiones más efectivas y racionales. ¿Cuándo será posible verlo con el conjunto de conocimiento generado por las interacciones que surgen en una organización?

@yoriento y los sintecho digitales

Alfonso Alcántara (@yoriento) fue, como siempre, provocador y contundente: El que no tiene un blog es un sintecho digital. Nosotros le robamos el titular y lo parafraseamos a nuestra manera: El que no tiene una red social interna es un sin techo empresarial. El 85 por ciento de las empresas de Fortune500 ya las utilizan. ¿Y tú? ¿Estás dentro o estás fuera?

Compártelo en...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someonePrint this page
No Responses

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR