12 claves para fomentar la cultura colaborativa

Compártelo en...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someonePrint this page

cultura colaborativaSi llevas tiempo metido en el mundo de las redes sociales habrás oído hablar del libro de Javier Celaya ‘La empresa en la web 2.0’, el manual que probablemente abrió el debate en España de cómo tenían reposicionarse las empresas ante los Social Media. Desde el año 2008 el panorama que describe Celaya ha cambiado bastante, pero sigo encontrando muchas aportaciones valiosas cuando releo este libro. Hoy me gustaría retomar su capítulo final, ‘Doce ideas para fomentar una cultura compartida’, parafrasearlo a mi manera y rescatar los valiosos consejos que nos da su autor (y que siguen siendo válidos hoy) para tener un tránsito apacible hacia la cultura colaborativa.

1- Reorganiza las funciones del equipo directivo

Celaya pide a las empresas que reorganicen las funciones del equipo directivo para que al menos un alto ejecutivo pueda dedicarse a analizar las oportunidades y los riesgos que suponen la integración de las redes sociales a las corporaciones, pero yo iría más lejos. No es posible convertirse en un negocio social sin contar con un sponsor ejecutivo que dé ejemplo, que aclare cualquier duda que pueda surgir sobre la nueva visión y que lidere el cambio desde arriba.

2- Invierte en formación para fomentar la cultura colaborativa

El desconocimiento y la falta de pericia alimentan los recelos que supone cada nuevo cambio. Según Celaya, muchos profesionales no se animan a probar las nuevas herramientas porque no saben por dónde empezar, cómo valorar su eficacia o medir los resultados. Permitir que la plantilla recicle sus conocimientos puede allanar el camino.

3- Fomenta la innovación

Se trata de una nueva actitud, lo que yo llamo estar en modo beta permanente, como hacen muchas start-ups. Un buen resultado sólo puede construirse a base de prueba y error. La innovación sólo puede empezar a producirse a partir de una primera experiencia.

4- Rediseña la web

Celaya subraya que es esencial rediseñar las webs para integrar las redes sociales y fomentar la conversación con los clientes, pero yo quiero llevar también esta recomendación a la intranet. Hay que dejar espacios para el intercambio de opiniones y la colaboración. Integrar la red social interna y la intranet aumenta los niveles de engagement de forma sustancial.

5- Mejora la visibilidad de la empresa en la Red

El autor de ‘La empresa en la web 2.0’ alerta a las compañías de que ya no son las únicas que generan contenidos, de que la competencia es feroz y de que a veces sus competidores no serán otras organizaciones, sino personas normales y corrientes con un blog. Parece que las corporaciones han entendido este riesgo potencial y que han tomado medidas para combatirlo. En un post reciente publicado en este blog sobre el ‘Balance de Expresiones Online’ constatamos que el contenido generado por las compañías supera en menciones al de los profesionales de la información. Las empresas han apostado con decisión por el periodismo de marca y han obtenido buenos resultados.

6- Escucha la web

De nuevo, entramos aquí con nuestro matiz. Celaya recomienda que utilicemos herramientas para rastrear lo que la web dice de nuestra compañía, pero creo que es igual de valioso saber escuchar la enorme cantidad de ideas, opiniones y propuestas que pueden llegar de nuestros propios empleados. Fomenta la escucha.

7- Determina quién es quién en la web social

El libro se centra en explicar cómo detectar a los influencers, pero creo que eso ya lo tenemos asumido a día de hoy. De nuevo me gustaría completar lo que cuenta el capítulo con la visión que puede aportar la red social interna al panorama 2.0. Tan importante es conocer quiénes se llevan el gato al agua fuera como saber quiénes son los verdaderos líderes y el centro de los nodos de información dentro. La opinión de la propia plantilla tiene un fuerte impacto en la reputación.

8- Selecciona las redes sociales más idóneas

No hay que estar en todo ni en todas partes. Ni estar por estar. Ni optar por una red social sólo porque es la que tiene más usuarios. Lo que se haga en Social Media tiene que tener un propósito, un sentido y servir a un objetivo de negocio. Analiza y prioriza en función de lo que quieras conseguir. Una red de nicho puede ser mucho más recomendable que la más popular de las populares.

9- Redacta un código de conducta

El código de conducta evita malentendidos y crisis internas y elimina muchos miedos, reticencias y obstáculos. Así cada uno sabe qué puede y qué no es recomendable hacer. En cualquier caso, hay que huir el máximo posible del tono restrictivo y optar por el sentido común y la formación. Muchos de los problemas se producen por falta de conocimiento sobre el manejo de la herramienta o sobre las normas que rigen el comportamiento en los distintos tipos de comunidades, no por la mala intención de los usuarios.

10- Premia a los empleados por intercambiar, compartir, valorar, etc.

Busquemos el refuerzo positivo de la conducta que queremos que permanezca. La clave del social business está en la cultura, no en las herramientas. Reconoce el trabajo de aquellas personas que se ponen al frente de esta nueva forma de trabajar.

11- Conoce a fondo el comportamiento de los usuarios de la web

A día de hoy, ya nadie debería discutir que el número de visitas no importa tanto como lo que sucede durante ellas y que es fundamental conocer el comportamiento de los usuarios en nuestra web. La analítica ha mejorado mucho desde que se publicó el libro de Celaya, pero no está de más recordar que hay que medir, medir y volver a medir para saber lo que está pasando en nuestros sites corporativos.

12- Movilidad y cloud

En las primeras ediciones de este libro eran tendencia. Hoy ya son una realidad. Pero, de nuevo, no todo cambia a la misma velocidad ni al mismo tiempo. He visto recientemente intranets que no tienen diseño responsive o que no se pueden consultar desde el móvil. Y también he vivido la difícil adaptación al mundo de la nube por la que han tenido que pasar muchos departamentos de TI, una transición en la que todavía muchas organizaciones están inmersas.Doce claves para fomentar la cultura colaborativa

Compártelo en...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someonePrint this page
No Responses

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR